La terminal pasará de 17 a 24 pasillos de control y contará con más puertas automáticas de lectura de tarjetas de embarque.
Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) quiere anticiparse ante el previsible crecimiento en los próximos años del aeropuerto de Alicante-Elche y ha autorizado una serie de obras que, en última instancia, permitirán aumentar incluso hasta un 40% la capacidad de absorción de pasajeros antes de tomar un vuelo. Estas obras han comenzado a realizarse en los controles de seguridad que permiten el acceso a la zona comercial y de restauración, como paso previo a la zona de espera para el embarque.
se va a aprovechar esta actuación para introducir nueva maquinaria tecnológica, como por ejemplo nuevos aparatos de rayos X, entre otros elementos.

Estos trabajos, en definitiva, tienen el objetivo de mejorar la fluidez y la comodidad de los viajeros y se enmarcan dentro del Plan de Calidad de la terminal alicantina.

En este sentido, la instalación aeroportuaria contará con 24 nuevas puertas automáticas de lectura de tarjetas de embarque que darán acceso a su vez a 24 nuevos filtros de seguridad, frente a los 17 que hay en la actualidad. De éstos, cuatro se instalarán en una segunda línea para facilitar el acceso a las personas con movilidad reducida, entre otros usos.